Qué hago con las flores.

Contigo aprendí

el significado de querer mucho,

y la importancia

de quererte bien.

 

Contigo aprendí

que en el preciso instante

en que algo se rompe,

una semilla germina en algún lugar .

 

Contigo aprendí,

que si no duermes en él,

a mí somier le sobran todos

y cada una de sus muelles.

 

Contigo aprendí,

que no es perder el tiempo,

buscar en tu boca

brisa, calor y salvamento.

 

Que la vida

ya nos va quitando tanto,

que ahora nos toca a nosotros

devolverle algún abrazo.

 

Que ya pasaron los días

de hambre y pan bajo el brazo.

Los días de garbanzos en el delantal

y el peso de los días amenazando.

 

Si pudiera echar la vista atrás,

abriría las ventanas

y agarrado a las aspas de un ventilador,

saldría volando,

libre,

sin ataduras

ni mochilas,

ni peso en la espalda

que me impida soñar.

 

Con la vista atrás

bailaría encima de las nubes.

 

Masticaría piedras

y bebería el agua de los mares

para sentir,

así,

el cosquilleo de los peces en el estómago.

 

Si pudiera echar la vista atrás,

no te regalaría rosas.

 

Las flores,

para los parques,

los jardines,

para la tierra fértil

y empapada de vida.

 

Envolvería mi tiempo en celofán

para que pudieras acariciarlo cada día.

 

Por que sin ti,

mi amor,

dime,

sin ti,

dime,

que hago con las flores.

 

 

6 comentarios sobre “Qué hago con las flores.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s