Madera y grillos mudos.

Te abracé,
y no sabía que sería
la última vez.

Te enseñé
las grietas del corazón,
las huellas del pasado
sin saber que ya no quedaba tiempo
para curar las heridas
y cerrar algunas puertas.

Cubrí
tu cuerpo con la manta
sin sospechar siquiera
que unos meses después
nos perderíamos con el deshielo.

Me despertaste
a besos y olores,
y si lo hubiera sabido,
no te hubiera dejado salir de la cama
en primavera.

Soñamos,
un mundo de manos entrelazadas,
y hoy pienso si ganamos,
habiendo dejado tantas lágrimas
en los vestigios.

Morir,
entre la arena y el agua,
aferrarse a la vida vacía
por rellenar los espacios en que respiro
mientras te pienso.

Mastico,
la mezcla de madera y grillos mudos,
para no maldecir
los fuegos que arruinaron
nuestro incendio.



Ahora que no te tengo
y no se vencerlo,
me duele el alma y las palabras
y no se romperlo.

6 comentarios sobre “Madera y grillos mudos.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s