El vino y las uvas.

Nos despedimos
como vivimos,
sin hablar.

Anidar en el tiempo
es cargar el arma
que apoya su bala
contra mi nuca.

Hoy ya pasaron los años,
los trastornos de personalidad,
el enojo del arraigo en el pecho,
el atisbo de la naturaleza muerta.

De aquellas brasas
apenas quedan las ascuas,
el suspiro eterno en el reloj,
el ambiente cargado de versos.

Nunca iremos a venus en un barco,
ni al planeta ardiente de tu vientre.
Y yo que tan solo quería el futuro
agarrado a tu mano en cualquier parque.

Nos despedimos
como vivimos,
y nos faltó el vino y las uvas,
y los labios a falta de abrigo.


Déjalo ya,
sabes que nunca has ido a venus
en un barco.
Las luces de la calle te hacen daño
cuando sales,
por que tu mundo es otro,
más oscuro.

2 comentarios sobre “El vino y las uvas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s