El río que arrastra las mareas.

La vida pasar,
como el río que arrastra las mareas,
como el humo blanco que seca las aceras,
y a la amapola impide brotar.

Un corazón seco de alma,
bajo el telón de fondo en blanco y negro,
añora un tiempo de paja, miel y enebro,
y nunca sabrá del pan y la calma.

Cabizbaja espera el sonido que mata,
el ruido que rompe el silencio
mientras nerviosa se anuda la bata.

Será la conjura de los necios,
el aire servido en bandeja de plata
sin risa, motivos ni aprecio.
Todo yo te lo ofrecía
sin pedirte nada a cambio,
y pensar que te perdiste
por no haberme preguntado.

4 comentarios sobre “El río que arrastra las mareas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s