Tu nombre abajo.

Ya no apareces.
Tu nombre desaparece de la primera pantalla,
y se pierde el mecanismo del clickeo automático.
Arrastro hacia arriba esperando verte aparecer, 
y noto el peso de la distancia que a ratos, es más corta, que a ratos es un abrazo.
Pero no consuela. 
Verte tan abajo ejerce una fuerza horrible en el pecho que se hace intensa cada minuto que pasa.
Y no pasa el tiempo y se rompen los relojes a tu paso. 
Se corta el viento en tus labios, se rompe el audio y no puedes escuchar, más.
Tu nombre esconde tanto espacio que desactiva la aplicación del amor. 
Y dices enamorada aunque te cueste, aunque no recuerdes. Sí, hay pruebas. 
El espacio arbitra el momento decisivo.
En algún momento los relojes funcionarán, y no sé si estarás para verlo, 
para ser manecilla,
manija o pila.
Tu nombre abajo hace tanto daño, como vida muere en el intento. 
Cómo la niña que juega con aquello que no es un juego. 
Y se divierte por que tiene nombres arriba.
Cómo esa foto que hicieron tan privada y tan suya, tan llena de magia, 
y que ahora está dentro de otros nombres. 
Tu nombre me sabe a hierba, a dulce y chocolate.
No sé si negro o blanco.

4 comentarios sobre “Tu nombre abajo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s