Maldita noche de verano

Maldita noche de verano. 
Bendito invierno que enfría el corazón. 
Maldita la noche que nos sorprendió erizados bajo las tres luces.
Maldita la tarde de domingo, vacía, 
de luz y calor que envuelve las hojas de mis rosas amarillas.
Bendito el pensamiento de lujurias y perdón, de sueño y cabestrillo. 
Benditas las noches malditas de estar solo y mal acompañado.
Salpica los lastres que abriendo las ventanas 
van cayendo sobre el azufre y el amianto. 
Recoge las vergüenzas, y haces abrigos y ovillos de llantos con ella.
Suelta la serpiente que llevas dentro. 
Suéltala que no te deja respirar 
y muere en el intento de la desesperación.

Maldita las noches sin noche ni abrazos.
Bendita las noches de humos y losetas.

Junio 2018.

Lo raro es que al irse tu pelo
ya no cicatriza la almohada,
normal es que cuando me miras
la vida me da seis vueltas de campana.

10 comentarios sobre “Maldita noche de verano

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s