Moratalaz me duele.

Me dueles.
Me dueles hoy más que nunca.
Me dueles mientras tus calles se llenan de odio y violencia.
Hoy ya no es bonito pasear por tus aceras y parques.
Hoy dueles. 
Duelen las calles llenas de policía 
y banderas de cualquier color cubriendo el cuerpo de la caterva que hoy te transita. 
Moratalaz ha sido siempre un barrio de gente que quiere vivir. 
Su alegría, sus cervezas en la lonja, su ambiente campechano 
y sus mayores mostrando sus marcas de años pasados.
Me pregunto qué pensarán nuestros mayores 
cuando vean a la gente pegándose en la calle por defender una bandera, 
o unos colores, 
o una ideología 
que solo nos lleva al desastre y al insulto de la inteligencia.
Pensaran que 80 años más tarde, 
no hemos aprendido nada, 
no hemos avanzado nada. 
No amamos nada.
Pensaran que estamos desperdiciando un tiempo valioso 
para madurar, 
para conocer a tu vecino, 
para hablar y entender que otra postura es posible si hay respeto.
Pensaran que de nuevo, otra vez, 
la historia se repite por falta de memoria. 
Pensarán, que del derramamiento de sangre, salen ganando los de siempre.
La clase política a la que el ciudadano poco le importa. 
Mientras pague y cotice. Eso si, que no falte.
Tenían una oportunidad de oro para demostrarnos que les importamos. Ocasión fallida.
Y nosotros, 
perdemos la oportunidad de enseñarles que el trabajador está por encima de ellos. 
Que somos capaces de dialogar 
y llegar a entendimientos sin barras de bar de por medio.
Sigo perdiendo la fe en algunas maneras de entender la vida.
El odio se apodera de los balcones y el ruido ensordece la hora del paseo.
Tal vez, como dice Ismael, 
"Si se callase el ruido
quizá podríamos hablar
y soplar sobre las heridas.
Quizás entenderías
que nos queda la esperanza.
Ruido de patriotas
que se envuelven en banderas.
Confunden la patria
con la sordidez de sus cavernas".

Nunca antes amé tanto el silencio.
Y camino bajo el arrullo de la música,
poniendo el volumen al máximo.
Mientras, pienso que estamos para un rato.
Mientras mi bandera es tu espalda 
y mi canción hoy es el “Bella Ciao” en la ventana.

5 comentarios sobre “Moratalaz me duele.

  1. Muy bello, punzante y certero, más.., pensemos que nuestras retinas han contemplado un atisbo del paraíso que, indefectiblemente, se cierne sobre nuestras cabezas, sobre el planeta explotado. ¿Quién se hubiera imaginado un paraíso tan posible, lejos de lo naif aprendido, si no nos hubieran encerrado? Aunque tornen los disturbios y las aglomeraciones.., sabemos por donde iran los tiros al final.., que toda esa energía es vieja y la nueva ya se abre paso a marchas forzadas. El virus solo ha sido el humbral.

    Le gusta a 1 persona

  2. Me ha encantado tu post. Una verdadera pena. Llevo tiempo pensando y comentando que esto acabaría pasando si no dejábamos de generar odio. Me decían que no… No hemos aprendido nada. Es muy triste. Espero de corazón que esto quede en un hecho aislado. Espero que como país seamos capaces de recordar nuestra historia y evitar que se repita. Lo espero, aunque por desgracia, lo estoy dudando… Con tu permiso voy a compartir tu POST en mi Facebook particular. Un abrazo

    Le gusta a 1 persona

    1. Por supuesto Vicky, es un placer que lo hagas. Gracias por tu visita.
      El odio genera ira y las personas estamos en una situación inusual. Desgraciadamente hoy, se han vuelto a producir disturbios en la misma zona.
      Habrá que contrarrestar “con un beso por fusil” que diría Aute…
      Abrazo inmenso!

      Le gusta a 2 personas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s