Amores indoloros

Presiento que este es uno de esos poemas sin terminar,
de esos que nunca encuentran el punto suspensivo
si no es en la orilla de tu cuello
y el camino que nos lleva al punto de partida. 

Escribir es desnudarse a veces, 
y otras, robar el amor al aire 
dejando el sexo en manos de muchas flores
y alguna mala hierba.

Es cavar una boca de metro
desde la mitad del corazón 
hasta el centro de tu vientre,
sin andenes ni relojes que inviten a la espera. 

Es dejar de mirarse en los espejos
de los aseos públicos llenos de soledad, 
para no lamentar
el sonido de algún bosque lejano por el camino. 

Levantarse y sentirse capullo
envuelto en lagrimas de verano y sal.
Después convertir el vuelo de la mariposa
en el matiz del movimiento, 
de la improvisación,
del olor a sabana mojada en el colchón.

El matiz de hacer este espacio 
indoloro, 
exclusivo, 
importante,
vivo. 

Para vivir conociendo la libertad,
ofreciendo la cercanía de la naturaleza,
la dureza de los minerales
y la sencillez de unos pelos enredados en el lavabo. 

Sígueme en Instagram @eltrovadordelfrac


Creo que te quiero, pero ya no creo en éste amor. Quiero estimulantes amores indoloros, no llorar sobre el inodoro. Lejos de tu influjo, flui en mi laberinto de atracciones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s