El encuentro.

-Hola, bienvenido. -Buenas tardes, y gracias por invitarme a tu encuentro. -No, por dios, aún sigo buscando el hilo en la leyenda, la manta que me abrigue del frío y la máscara que cubra mi desgana. -Vaya. ¿Sabes? Sabía, no sé cómo ni por qué, qué dirías algo así. Pero tranquila, todavía la lujuria lingüística … Sigue leyendo El encuentro.

Si no fuera hoy.

Si no fuera hoy, no comerías de la temperatura , y el sonido cada noche buscaría otro testigo donde refugiarse.  Si no fuera hoy, no te comería el corazón y la esperanza, ni bebería tu sangre de madrugada ni arroparía tus complejos por la mañana. Si no fuera hoy te estaría buscando, y te encontraría … Sigue leyendo Si no fuera hoy.

Ruido

Ruido. Ruido es quedarme callado o gritar en tu ausencia. Ruido es no escuchar el terremoto a tu lado. Ruido es quedarme callado o encontrar en tus ojos las razones. Ruido es estallar de silencio a cada paso, en cada caída de ojos, en cada paso camino del motor. Ruido es salirse de la vía … Sigue leyendo Ruido

No hace mucho, no muy lejos.

No hace mucho, no muy lejos. El hombre cambiaba la historia de la humanidad. Un hecho histórico que hacía del mundo algo desagradable y espantoso. Hombres que humillan hombres, hombres que utilizan los llantos de sus semejantes como leña para los hornos del terror. Hombres que caen en éste siglo dejando un vacío peligroso para … Sigue leyendo No hace mucho, no muy lejos.

El banco.

Hoy parece que hace algo de sol. Pero engaña. El frío se aferra a las mejillas y los dedos que sostienen el cigarrillo. El banco sigue sucio. Hace días que nadie lo limpia y hay algo raro en el ambiente. Uno cree que el día de hoy sostiene el cambio entre sus manos, pero a … Sigue leyendo El banco.

Solo quiero que me pase.

Hoy parece que va a llover, y como siempre, me he dejado el paraguas en casa. Da igual, seguramente terminará por no caer ni gota. Noto mi paso un poco extraño, un poco más rápido de lo normal, más seco y profundo, más nítido y directo. Pero sobretodo incontrolable. El cambio de hora ha afectado … Sigue leyendo Solo quiero que me pase.

Maldita noche de verano

Maldita noche de verano. Bendito invierno que enfría el corazón. Maldita la noche que nos sorprendió erizados bajo las tres luces. Maldita la tarde de domingo, vacía, de luz y calor que envuelve las hojas de mis rosas amarillas. Bendito el pensamiento de lujurias y perdón, de sueño y cabestrillo. Benditas las noches malditas de … Sigue leyendo Maldita noche de verano

Cuarentena titiritera

Envía tus textos a cuarentenatitiritera@gmail.com y los miércoles a las 19, Sílvia Penide y Alicia Gómez Benito los leen, los comentamos, nos reímos, y nos emocionamos. Todo en el Instagram de cuarentena titiritera. Anímate y manda tus textos. No hay límite de espacio ni temática. Envía aquello que quieres que sea leído. Te esperamos! https://www.facebook.com/cuarentenatitiritera/

Tu nombre abajo.

Ya no apareces. Tu nombre desaparece de la primera pantalla, y se pierde el mecanismo del clickeo automático. Arrastro hacia arriba esperando verte aparecer, y noto el peso de la distancia que a ratos, es más corta, que a ratos es un abrazo. Pero no consuela. Verte tan abajo ejerce una fuerza horrible en el … Sigue leyendo Tu nombre abajo.

El espacio y el vacío.

Cualquiera hubiera cambiado hoy sus pies por los míos. Sol, tiempo, espacio. Y sin embargo vacío, muy vacío. Fuencarral, ésta tarde de domingo está llena de gente y a mi me parece triste y vacía, rocosa y húmeda, triste y superficial. Se respira libertad, ahora que yo me siento tan preso. Paso por aquellos sitios … Sigue leyendo El espacio y el vacío.

No me hagas daño.

No me hagas daño. Hazme el amor, la guerra, el sexo o el infinito en tus labios. Pero no me hagas daño. No me hagas daño, se sincera, dime lo que necesites, o solo medias verdades. O no me digas nada y cerremos los labios para siempre. Pero no me hagas daño. No me hagas … Sigue leyendo No me hagas daño.

En un bar cualquiera.

El Trovador del Frac te recita. Pincha Aquí. La tarde está más calurosa de lo que parecía y los dos entran en el bar con algún signo de agotamiento. Parece que quedaron cerca y pasaron al primer sitio que les parecía bien. Ambos tratan de disimular las secuelas que el sudor decide dejar en sus … Sigue leyendo En un bar cualquiera.

El hombre del piano

Se puede llorar con una canción. El hombre del piano vino a visitarme en la ducha y me vi reflejado en el cristal de la mampara y el marrón de los azulejos. “Ay…amor mío…que terriblemente absurdo es estar vivo. Sin el alma de tu cuerpo…sin tu latido…”, suena antes y ya tiembla algo dentro entre … Sigue leyendo El hombre del piano

Ella dijo "ok"

No te quiero. Te amo como el principito le dijo a la rosa que la amaba. No te quiero. Te amo como los abuelos se aman en el lecho de muerte. Solo te quiero feliz, sonriente, solo te quiero siendo tu. Escupiéndome a la cara el manantial de tu boca, el agua que provocas. Solo … Sigue leyendo Ella dijo "ok"

Entre lo único y lo importante.

Hay algo en el ambiente que extorsiona.  Hay vidas que arrastran serpientes y sacian su sed de saliva en los rincones.  Hay personas. Personas que comen desiertos, y de aquellos espacios esta mugre que cubre el vacío de tus manos. Hay tiempo para el cambio y espacio para el tiempo. Hay sudores que matan y … Sigue leyendo Entre lo único y lo importante.

La mentira más hermosa de todas.

-¿Vamos a estar mucho tiempo así?-. Y se quedó mirando el vacío delante de sus ojos, masticando la angustia que le provocaba ver que estaba…sin estar. -¿Así como?-. Preguntó ella, que tras esa coraza de verano escondía esa mirada dulce, triste y amarga que le hacía salivar cada mañana. -Así, sin hablarnos. Así, con el … Sigue leyendo La mentira más hermosa de todas.

La muchacha de los ojos tristes.

La muchacha de ojos tristes ve más allá de nuestra historia. Ve más allá de las monedas y de la infecta rectitud de la monotonía. No discute, solo con ella misma y sufre, desespera por dentro, detesta el suelo que le llena el estomago.  Yo veo un corto en esta historia. En la empleada del … Sigue leyendo La muchacha de los ojos tristes.

El disparo de la mariposa.

Humo.Aire que consume mi sed.Grita.Corre libreviolando tanto espacio bajo tus pies.Sueña, cada noche tal vez si puedes dormirmasticando el humo.Humo.El humo de las paredes que se derrumban.El humo que convierte en barro mis cenizas.Humo que acoge en vela tus pupilas,que empuña  el arma del homicida.Acoge el estertor de dicho sueñoy dale de mamar sin mas … Sigue leyendo El disparo de la mariposa.

Para vivir.

A veces uno piensa que hace aquí,que le trajo hasta donde ha llegado.Pensar algo así y empezar a descubrir las huellas que dejala lluvia en nuestras manos. Ya ha pasado algún tiempo desde los castillos de arena fina, las pelotas de papel plata y los bolsillos roídos por el paso del tiempo y las canicas … Sigue leyendo Para vivir.

Vacío

Al final del abismoal planeta mas lejano jamás encontrado. Y allí clavar la espada con el corazón ensangrentado. Allí donde las tentaciones no pueden resistir por que nunca existieron. Allí donde el corazón se aísla entre maquinas de dominar el mundo. Odiando el olor a vida quemada. Odiando el pudor del corazón reventado ante el … Sigue leyendo Vacío