Ojeras y legañas.

A veces, la mayoría, para ser sincero, tengo sueños contigo tirando la puerta y apareces.   A veces, las menos, tengo contigo realidades y me acuesto acariciando el lado inerte de la cama.   A veces, la mayoría, pongo mis dedos en tu boca y con el alma ciega te digo: “Déjame perderme en tus … Sigue leyendo Ojeras y legañas.