Luna

Hay ciudades ocultas sin brillo entre mi luna y tu espalda. Hay sábanas de seda sin color, pisando el cielo de la noche que la cubre. El crédito de mi soledad tiene el interés muy variable, y ésta oscuridad trae consigo algo de frío y algún eco de madera mojada. La noche trae su luz … Sigue leyendo Luna

El taller de los corazones cansados

El Trovador del Frac te recita. Pincha aquí. No sé escribir poemas cortos, por que el ruido de este silencio es lo más parecido al final del ciclo corto de una lavadora. Hoy puede ser un buen día. He madurado. Por que madurar es cambiar los puntos suspensivos por comas. Madurez es la tristeza de … Sigue leyendo El taller de los corazones cansados

Mar

Dicen que la música despacio acompaña una mañana rara sin sol. Hay muchas canciones que llevan tu nombre y no tengo espacio en mi disco duro emocional. De tanto hacer castillos de arena quedó el desierto sin alma, con los pozos de agua varados y las dunas atentando contra la vida. Escribo estas líneas pensando … Sigue leyendo Mar

El disparo de la mariposa.

Humo.Aire que consume mi sed.Grita.Corre libreviolando tanto espacio bajo tus pies.Sueña, cada noche tal vez si puedes dormirmasticando el humo.Humo.El humo de las paredes que se derrumban.El humo que convierte en barro mis cenizas.Humo que acoge en vela tus pupilas,que empuña  el arma del homicida.Acoge el estertor de dicho sueñoy dale de mamar sin mas … Sigue leyendo El disparo de la mariposa.

Un día al año.

Dicen, que el dolor se hizo tregua,y el manjar de las flores anegó su corazón. Dicen que ya no verá el mar en sus ojos, y que algunas cicatrices sanarán a los pies de las montañas.Que las bestias menguarán a su paso y algunos miedos no cumplirán años. Que el desierto de su melancolíaserá un … Sigue leyendo Un día al año.

El lugar equivocado.

Descubrí que la escarcha empañando la hierba, es el roce del viento en sus manos. El alud que serpentea en las montañas, la fuerza de una mirada que sostienen los párpados en lunes de fiesta. El vigía que de noche pone cuerpo a tierra, unos dedos que rozan el vientre equivocado, un arma apuntando al … Sigue leyendo El lugar equivocado.

Madera y grillos mudos.

Te abracé,y no sabía que seríala última vez.Te enseñé las grietas del corazón,las huellas del pasadosin saber que ya no quedaba tiempo para curar las heridas y cerrar algunas puertas.Cubrítu cuerpo con la mantasin sospechar siquiera que unos meses despuésnos perderíamos con el deshielo.Me despertastea besos y olores,y si lo hubiera sabido,no te hubiera dejado … Sigue leyendo Madera y grillos mudos.

Pesa la palabra.

Alejarme del adiós por compromiso,del abrazo vacío,del pájaro mudo sin canto ni permiso. Alejarme del buitre inconsciente, y su alimento infecto de tortura urbana y valiente.Aleja de mí el peso innecesario,la ropa que no abriga,los olores que intoxican pulmones de anticuario.Aléjame del enfado y la malnutrición,aléjame del asco y el verso encorsetado;aléjame del beso con … Sigue leyendo Pesa la palabra.

El día de mi entierro.

Llegas tarde. Y la impresión de que la vida te lleva algunos días de ventaja. Intentas parar el reloj con el abrazo de la nostalgia en el pozo de tu garganta. De nuevo estás aquí. Otra fiesta a la que llegaste sin invitación ni antelación. Te pierdes. Como el pescador que rescata ballenas en el … Sigue leyendo El día de mi entierro.

Para vivir.

A veces uno piensa que hace aquí,que le trajo hasta donde ha llegado.Pensar algo así y empezar a descubrir las huellas que dejala lluvia en nuestras manos. Ya ha pasado algún tiempo desde los castillos de arena fina, las pelotas de papel plata y los bolsillos roídos por el paso del tiempo y las canicas … Sigue leyendo Para vivir.

El camino que persigues

Te levantarás con ella en la cabeza y el muchacho que fuiste en la memoria.  Verás la tormenta en el cristal  y tu refugio en el sonido de la cafetera. De todos los propósitos del día,  solo tendrás claro el de irte a dormir para salvarte.  Por que hay algo en el aire que sostiene … Sigue leyendo El camino que persigues

La Soledad.

La soledad es caminar siempre al borde de algún abismo y tragar los cristales rotos del espejo. La soledad es el filo de la navaja acariciando las venas de tu cuello. La soledad es comer sardinas en lata y dejar que las espinas y el viento te ahoguen.  La soledad es aprender a llorar frente … Sigue leyendo La Soledad.

El muro negro

Cerrar los ojos y viajar entre piedras, serpientes, masticando los silencios del tiempo y el espacio del abismo.   Interpretar el sueño, acariciar la mano del niño, que un día fue, el viento que descansa en la lágrima que hoy, evapora un suspiro.   Encontrar el perdón en el olvido que nocturno abriga el desconcierto; … Sigue leyendo El muro negro

Madre, alma viva.

Que no. Que no estás viviendo la vida que soñaste. Que tus ojos encierran hoy  las heridas del camino que tejiste sin espacio para la elección.   No tuviste tiempo para ese café en la puerta, para esa amistad que relajara tu sonrisa; no hubo tiempo para esa canción desesperada, o ese poema de amor … Sigue leyendo Madre, alma viva.

Canción triste y de amor

La torpeza de engañarse a uno mismo. La dificultad de esconder los recuerdos. La fragilidad de la memoria del pez torpedo que emponzoña las aguas de soledad. Como un ruiseñor príncipe del alba desprecio el canto de las sirenas. en busca del canto de la cigarra, en busca de una canción triste y de amor. … Sigue leyendo Canción triste y de amor

La furia de la fragilidad.

El muchacho, no entiende los círculos de su infancia, se siente alejado de sus emociones y el miedo le encadena a su silencio.   La muchacha se encuentra lejos de sus recuerdos, el vacío empaña sus ventanas y las hormigas son obreras de su tiempo.   El muchacho, observa el reflejo de su indefensión, escucha … Sigue leyendo La furia de la fragilidad.

De inmensidad y tiempo.

Llega. Todo llega. El vacío llega y arrasa como el manantial se lleva la basura de las aceras aún calientes.   El orden sujeto en el imperdible que sujeta los instantes y los días que ya no volverán.   Pesa Todo pesa. No es un peso de piedra. Son las aires espesos que sujetan una … Sigue leyendo De inmensidad y tiempo.

Cómo decirte

Cómo decirte que solo se hacer comida para dos. Cómo decirte que cada noche resucito y miro si estas a mi lado. Y el corazón que revienta soledad. Cómo decirte que me odio. Que no soporto que el reloj no de marcha atrás, y transite al caer de los párpados. Cómo decirte que no me … Sigue leyendo Cómo decirte

Viento y madera

Hoy el poema es de amor. Con muerte, azúcar y cebolla.   Amor de viento y madera.   Qué difícil es sentir así en la distancia. En la orilla de las aguas donde la sal endulza mis mareas.   Amor de frío, hojas marrones versos de sudor y sábana bajera.   Amor de café y … Sigue leyendo Viento y madera

Pasa el tiempo.

Pasa el tiempo y todo se normaliza, como si fuera normal dejar de estremecerse al verte. Pasa el tiempo y ya nada es lo mismo, como si fuera normal dejar de recordarte. Pasa el tiempo, tu cara tu pelo tu risa. Tú. Pasa el tiempo y arraiga esta terrible sensación de no recordar tu voz. … Sigue leyendo Pasa el tiempo.