De inmensidad y tiempo.

Llega.

Todo llega.

El vacío llega y arrasa

como el manantial se lleva la basura

de las aceras aún calientes.

 

El orden sujeto en el imperdible

que sujeta los instantes y los días

que ya no volverán.

 

Pesa

Todo pesa.

No es un peso de piedra.

Son las aires espesos que sujetan una espalda

marcada por los arañazos de la vida.

 

El pecho que ya no soporta

el dolor impreso en cajas de cartón,

en bolsas de plástico contaminante,

tóxico de vapores grises irrespirables.

 

No hay ungüento que alivie

el desasosiego, las cicatrices

que empañan las manos y las rodillas

por los accidentes que no tuve.

 

En ésta inmensidad. En éste tiempo.

 

 

 

 

2 comentarios sobre “De inmensidad y tiempo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s