No hace mucho, no muy lejos.

No hace mucho, no muy lejos. El hombre cambiaba la historia de la humanidad. Un hecho histórico que hacía del mundo algo desagradable y espantoso. Hombres que humillan hombres, hombres que utilizan los llantos de sus semejantes como leña para los hornos del terror. Hombres que caen en éste siglo dejando un vacío peligroso para … Sigue leyendo No hace mucho, no muy lejos.

A ratos, el amor valiente.

A ratos siento que vuelvo a empezar. Que hay algo cíclico en el motor del corazón. A ratos soy nocturnidad y a ratos me pierdo en mi alevosía. A ratos salto al vacío, por que no se saltar sobre tierra firme. A ratos soy la excusa del miedo para hacerte invisible y a ratos, quiero … Sigue leyendo A ratos, el amor valiente.

El banco.

Hoy parece que hace algo de sol. Pero engaña. El frío se aferra a las mejillas y los dedos que sostienen el cigarrillo. El banco sigue sucio. Hace días que nadie lo limpia y hay algo raro en el ambiente. Uno cree que el día de hoy sostiene el cambio entre sus manos, pero a … Sigue leyendo El banco.

Solo quiero que me pase.

Hoy parece que va a llover, y como siempre, me he dejado el paraguas en casa. Da igual, seguramente terminará por no caer ni gota. Noto mi paso un poco extraño, un poco más rápido de lo normal, más seco y profundo, más nítido y directo. Pero sobretodo incontrolable. El cambio de hora ha afectado … Sigue leyendo Solo quiero que me pase.

#Tortillaerótica

Tiene la piel suave. Necesito acariciarla muy  despacio. Su piel es tersa y aterciopelada. Huele a vida. Quiero imaginar su sabor. Quiero, morir en su sabor. Antes de quitarle la primera capa, quiero erizar su piel con mis manos.   Después, el cuchillo troceará su alma para entrar en calor. El aceite está hirviendo. Todo … Sigue leyendo #Tortillaerótica

Moratalaz me duele.

Me dueles. Me dueles hoy más que nunca. Me dueles mientras tus calles se llenan de odio y violencia. Hoy ya no es bonito pasear por tus aceras y parques. Hoy dueles. Duelen las calles llenas de policía y banderas de cualquier color cubriendo el cuerpo de la caterva que hoy te transita. Moratalaz ha … Sigue leyendo Moratalaz me duele.

Ambigüedad.

La ideología duerme en cubos de basura. Hay una historia en cada rincón que habito mientras te pienso. El mundo no necesita un ser humano para respirar, y nosotros buscamos su aire en cada aliento que nos damos. Vivo saltándome las normas de lo que un día nos vinieron a contar. Cómo debes vivir. Cómo … Sigue leyendo Ambigüedad.

Decir la verdad al viento.

No puedo decirte que estoy bien, si a cada paso que damos, mi corazón muere y resucita en un andamio. No puedo decirte que te voy a hacer feliz, por que cada uno decidió sostener su felicidad y no soy dueño ni de mi propia ansiedad. No puedo decirte que soy un hombre bueno, por … Sigue leyendo Decir la verdad al viento.

Te debo un baile.

No soporto este silencio infinitivo. Ésta forma abstracta de amor lleno de columnas de garaje abandonado. De nuevo el aire sabe a tierra mojada y lluvia de verano inacabado. Yo, que me intento convencer de que algunas incertidumbres acaban siendo verdad si las repites muy alto dentro del corazón. Yo, que construyo edificios interminables sobre … Sigue leyendo Te debo un baile.

Maldita noche de verano

Maldita noche de verano. Bendito invierno que enfría el corazón. Maldita la noche que nos sorprendió erizados bajo las tres luces. Maldita la tarde de domingo, vacía, de luz y calor que envuelve las hojas de mis rosas amarillas. Bendito el pensamiento de lujurias y perdón, de sueño y cabestrillo. Benditas las noches malditas de … Sigue leyendo Maldita noche de verano

Cuarentena titiritera

Envía tus textos a cuarentenatitiritera@gmail.com y los miércoles a las 19, Sílvia Penide y Alicia Gómez Benito los leen, los comentamos, nos reímos, y nos emocionamos. Todo en el Instagram de cuarentena titiritera. Anímate y manda tus textos. No hay límite de espacio ni temática. Envía aquello que quieres que sea leído. Te esperamos! https://www.facebook.com/cuarentenatitiritera/

Tu nombre abajo.

Ya no apareces. Tu nombre desaparece de la primera pantalla, y se pierde el mecanismo del clickeo automático. Arrastro hacia arriba esperando verte aparecer, y noto el peso de la distancia que a ratos, es más corta, que a ratos es un abrazo. Pero no consuela. Verte tan abajo ejerce una fuerza horrible en el … Sigue leyendo Tu nombre abajo.

Éste corazón.

Éste corazón, ya no funciona con latidos. Éste corazón funciona con vuelcos de madrugada, y una tortilla de patata en la nevera. Que ya no sabe lo que quiere y se permite la tristeza algunas veces y la vehemencia otras. Sabe reír. Sabe llorar. Sabe masticar las agujas del tiempo. Saber despertar y quedarse embobado … Sigue leyendo Éste corazón.

El espacio y el vacío.

Cualquiera hubiera cambiado hoy sus pies por los míos. Sol, tiempo, espacio. Y sin embargo vacío, muy vacío. Fuencarral, ésta tarde de domingo está llena de gente y a mi me parece triste y vacía, rocosa y húmeda, triste y superficial. Se respira libertad, ahora que yo me siento tan preso. Paso por aquellos sitios … Sigue leyendo El espacio y el vacío.

Si te digo la verdad (texto para Cuarentena titiritera).

Si te digo la verdad, te digo que encontré mi mejor versión, en la piel que se escama cada día. En el sonido del badajo al golpear, en el vino que nos separa y nos acerca, en el arrullo y el sentido de cuidarnos, en cada experiencia y texto compartido, en los bailes que me … Sigue leyendo Si te digo la verdad (texto para Cuarentena titiritera).

El espejismo de intentar ser uno mismo.

Hoy “reivindico el espejismo de intentar ser uno mismo”, De tirar todas las puertas y no mirar más atrás. El poder de ser yo, por que me sienta muy bien ser yo. Reivindico el poder de brillar más de lo normal, como en la canción de Sílvia Penide. Reivindico el poder de mostrarme al mundo … Sigue leyendo El espejismo de intentar ser uno mismo.

Si te digo la verdad

Si te digo la verdad, solo me sale mentirte. Decirte que no quiero un beso por sorpresa. Unos labios con el carmín destrozado. Una discusión complicada. La reconciliación. Tus ojos y sus silencios. Los míos que se pierden en los tuyos. Tu vida que compartes. La mía que nunca será tuya. La rabia . La … Sigue leyendo Si te digo la verdad

No me hagas daño.

No me hagas daño. Hazme el amor, la guerra, el sexo o el infinito en tus labios. Pero no me hagas daño. No me hagas daño, se sincera, dime lo que necesites, o solo medias verdades. O no me digas nada y cerremos los labios para siempre. Pero no me hagas daño. No me hagas … Sigue leyendo No me hagas daño.

En un bar cualquiera.

La tarde está más calurosa de lo que parecía y los dos entran en el bar con algún signo de agotamiento. Parece que quedaron cerca y pasaron al primer sitio que les parecía bien. Ambos tratan de disimular las secuelas que el sudor decide dejar en sus cuerpos y sus ropas. Ella hoy se ha … Sigue leyendo En un bar cualquiera.

El hombre del piano

Se puede llorar con una canción. El hombre del piano vino a visitarme en la ducha y me vi reflejado en el cristal de la mampara y el marrón de los azulejos. “Ay…amor mío…que terriblemente absurdo es estar vivo. Sin el alma de tu cuerpo…sin tu latido…”, suena antes y ya tiembla algo dentro entre … Sigue leyendo El hombre del piano