Destacado

El silencio del trovador errante.

Descubrir en la poesía una pasión oculta es, sin duda, el argumento de la obra.    

Anuncios

Madera y grillos mudos.

Te abracé,y no sabía que seríala última vez.Te enseñé las grietas del corazón,las huellas del pasadosin saber que ya no quedaba tiempo para curar las heridas y cerrar algunas puertas.Cubrítu cuerpo con la mantasin sospechar siquiera que unos meses despuésnos perderíamos con el deshielo.Me despertastea besos y olores,y si lo hubiera sabido,no te hubiera dejado … Sigue leyendo Madera y grillos mudos.

Pesa la palabra.

Alejarme del adiós por compromiso,del abrazo vacío,del pájaro mudo sin canto ni permiso. Alejarme del buitre inconsciente, y su alimento infecto de tortura urbana y valiente.Aleja de mí el peso innecesario,la ropa que no abriga,los olores que intoxican pulmones de anticuario.Aléjame del enfado y la malnutrición,aléjame del asco y el verso encorsetado;aléjame del beso con … Sigue leyendo Pesa la palabra.

El día de mi entierro.

Llegas tarde. Y la impresión de que la vida te lleva algunos días de ventaja. Intentas parar el reloj con el abrazo de la nostalgia en el pozo de tu garganta. De nuevo estás aquí. Otra fiesta a la que llegaste sin invitación ni antelación. Te pierdes. Como el pescador que rescata ballenas en el … Sigue leyendo El día de mi entierro.

Para vivir.

A veces uno piensa que hace aquí,que le trajo hasta donde ha llegado.Pensar algo así y empezar a descubrir las huellas que dejala lluvia en nuestras manos. Ya ha pasado algún tiempo desde los castillos de arena fina, las pelotas de papel plata y los bolsillos roídos por el paso del tiempo y las canicas … Sigue leyendo Para vivir.

Vacío

Al final del abismoal planeta mas lejano jamás encontrado. Y allí clavar la espada con el corazón ensangrentado. Allí donde las tentaciones no pueden resistir por que nunca existieron. Allí donde el corazón se aísla entre maquinas de dominar el mundo. Odiando el olor a vida quemada. Odiando el pudor del corazón reventado ante el … Sigue leyendo Vacío

Encuentra tu sitio.

De todas las manos, acabo jugando siempre la que acaba con la partida bajo el vuelo de tu falda.   Encuentra tu sitio dicen, los expertos en asfaltar caminos desiertos de amores y nostalgias, secos de asfalto bajo algunas mantas.   Busca el espacio que sacie de aire tus pulmones de amianto y sangre, busca … Sigue leyendo Encuentra tu sitio.

El camino que persigues

Te levantarás con ella en la cabeza y el muchacho que fuiste en la memoria.  Verás la tormenta en el cristal  y tu refugio en el sonido de la cafetera. De todos los propósitos del día,  solo tendrás claro el de irte a dormir para salvarte.  Por que hay algo en el aire que sostiene … Sigue leyendo El camino que persigues

La Soledad.

La soledad es caminar siempre al borde de algún abismo y tragar los cristales rotos del espejo. La soledad es el filo de la navaja acariciando las venas de tu cuello. La soledad es comer sardinas en lata y dejar que las espinas y el viento te ahoguen.  La soledad es aprender a llorar frente … Sigue leyendo La Soledad.

Rosas amarillas.

Como una rosa que crece  dentro de casa, la esperanza se hace fuerte y crece a contracorriente. Hagamos un trato:  que tú me atas a mis palabras  y yo,  me levanto de nuevo a tu lado.  Que yo  vacío los andenes a tu paso,  y tú,  haces castillos de arena  con los trenes.  Que yo,  … Sigue leyendo Rosas amarillas.

Ladrón de reflejos

Un verano que se va, poco a poco dejando un rastro de humedad en las pupilas y un vacío con olor a soledad y estimulante.   Marchas, como el verano abandona las estaciones para respirar dejando a tu paso el veneno infecto que contamina el llanto de mi sangre.   Y pienso en el jarrón, … Sigue leyendo Ladrón de reflejos

El muro negro

Cerrar los ojos y viajar entre piedras, serpientes, masticando los silencios del tiempo y el espacio del abismo.   Interpretar el sueño, acariciar la mano del niño, que un día fue, el viento que descansa en la lágrima que hoy, evapora un suspiro.   Encontrar el perdón en el olvido que nocturno abriga el desconcierto; … Sigue leyendo El muro negro

Qué hago con las flores.

Contigo aprendí el significado de querer mucho, y la importancia de quererte bien.   Contigo aprendí que en el preciso instante en que algo se rompe, una semilla germina en algún lugar .   Contigo aprendí, que si no duermes en él, a mí somier le sobran todos y cada una de sus muelles.   … Sigue leyendo Qué hago con las flores.

De los árboles llueven brisas.

Imaginemos entonces, que la vida está en nuestras manos, que no hay reloj que empañe las horas, que tú pies caminan siempre de puntillas.   Imaginemos entonces, que yo soy serpiente en la orilla de tu falda, que crecen alas y polvo de estrellas en tu espalda, que en nuestros corazones nacen y mueren las … Sigue leyendo De los árboles llueven brisas.

Ojeras y legañas.

A veces, la mayoría, para ser sincero, tengo sueños contigo tirando la puerta y apareces.   A veces, las menos, tengo contigo realidades y me acuesto acariciando el lado inerte de la cama.   A veces, la mayoría, pongo mis dedos en tu boca y con el alma ciega te digo: “Déjame perderme en tus … Sigue leyendo Ojeras y legañas.

Ecuación.

Despejemos las dudas. Pasemos las "x" al lado del amor mas lejano de nuestro universo. Quedémonos tan solo con la incógnita. Vivirla emergiendo de su punta de granito, afilada como los labios que apuntan a tu cuello. Suspendamos cada asignatura para volver a repetirla, ahora si, con lo que ya sabemos. Que no importe la … Sigue leyendo Ecuación.

Golpes de azar.

A meced de los golpes de azar, anduve en el mercado de las soledades buscando las arrugas del tiempo. Ya nada es importante.   El viento adopta colores grises y azules. Amar la mano que agarra el pomo del cristal, y tiembla al imprimir esa fuerza en cada dedo.   Dejar entrar el aire despacio, … Sigue leyendo Golpes de azar.

De versos y danza.

Al aire puro, tus alas le deben su batir. Al agua del río, los peces le deben sus escamas de Libertad. A la tierra mojada le deben las rosas sus raíces. Al rocío de la noche, el frío le debe su naturalidad. Al relámpago de la tormenta, el miedo le debe su liderazgo. Al brillo … Sigue leyendo De versos y danza.

Madre, alma viva.

Que no. Que no estás viviendo la vida que soñaste. Que tus ojos encierran hoy  las heridas del camino que tejiste sin espacio para la elección.   No tuviste tiempo para ese café en la puerta, para esa amistad que relajara tu sonrisa; no hubo tiempo para esa canción desesperada, o ese poema de amor … Sigue leyendo Madre, alma viva.

Canción triste y de amor

La torpeza de engañarse a uno mismo. La dificultad de esconder los recuerdos. La fragilidad de la memoria del pez torpedo que emponzoña las aguas de soledad. Como un ruiseñor príncipe del alba desprecio el canto de las sirenas. en busca del canto de la cigarra, en busca de una canción triste y de amor. … Sigue leyendo Canción triste y de amor

La furia de la fragilidad.

El muchacho, no entiende los círculos de su infancia, se siente alejado de sus emociones y el miedo le encadena a su silencio.   La muchacha se encuentra lejos de sus recuerdos, el vacío empaña sus ventanas y las hormigas son obreras de su tiempo.   El muchacho, observa el reflejo de su indefensión, escucha … Sigue leyendo La furia de la fragilidad.